Como sabéis, agosto ha sido un mes muy intenso para el equipo de En Clave de Indie, ya que hemos estado en la mayoría de citas festivaleras de este mes como son el Sonorama Ribera, cuya crónica ya podéis leer aquí; el Cooltural Fest, del que os hablaremos muy pronto y, por supuesto, el Festival Gigante, el cual nos ha enamorado y al que volveremos fijo el año que viene.

El Festival Gigante se celebra en Guadalajara, en el Estadio Fuente de la Niña, el 30 y 31 de agosto, y el 1 de septiembre. Sin duda, una manera inmejorable de despedir agosto y dar la bienvenida a septiembre como se merece.

Antes de empezar con la crónica del jueves, me gustaría destacar la buena organización y la comodidad del festival. Los precios de la bebida y de la comida no eran muy altos en comparación con otros festivales en los que he estado, el equipo de limpieza se preocupaba porque los baños estuvieran siempre limpios y con papel, no tuvimos que esperar apenas colas, si acaso en los Food Trucks a la hora de cenar, aunque tampoco fue una cola desorbitada. Además, te podías mover con relativa facilidad de un escenario a otro, cosa que no siempre es así en todos.

Dicho esto, el cartel del jueves estuvo marcado por su variedad, ya que pudimos disfutar de grupos de todos los estilos, tanto consolidados como emergentes. En mi caso, inauguré el festival con el gran concierto que ofrecieron Lichis y Rubén Pozo, ya que el trabajo no me permitió llegar antes a Guadalajara. Cada uno en su estilo y sin perder su esencia de puro rock and roll, ambos unieron sus fuerzas para dar un show de altura en el que pudimos escuchar temas como Tics raros, de Lichis, o Chavalita, de Rubén Pozo, en un repaso bastante acertado por los mejores temas de cada uno.

Además, protagonizaron un momento de lo más sincero y divertido, cuando nos confesaron que preferían no hablar mucho entre canción y canción para no “cagarla”. Fue un concierto enérgico, en el que nos dieron una buena dosis de rock and roll y en el que demostraron que a veces las sinergias son un gran acierto así que esperamos verles juntos de nuevo.

Gigante5

Tras ellos, me fui corriendo al Escenario Coca Cola para ver a Gotelé, de los cuales ya os hemos hablado en varias ocasiones, pero es que nunca nos cansamos de verlos. Son un grupo que engancha por su puesta en escena y por su presencia en el escenario así que su concierto en el Festival Gigante no podía ser menos.  En esta ocasión, además, hay que decir que les benefició que fuera ya de noche, ya que el juego de luces potenció aun más el directo e hizo que fuera un concierto inolvidable.

En el repertorio, como siempre, no faltaron temas de su último disco, Vertical, que llevan presentando todo el verano a lo largo y ancho de la península y que si no habéis oído todavía no sé a que estáis esperando porque es un verdadero discazo. Alas de cera, Vuelven o Hacedles Despertar son algunas de las canciones del disco que pudimos oír en el concierto, en el que tampoco quisieron olvidarse de sus trabajos anteriores, cantando uno de los temas más aclamados por el público, Panamera.

Gigante6

Con el subidón que nos dejaron en el cuerpo Gotelé, tocaba volver al Escenario Guadalajara para recordar viejos tiempos viendo a Despistaos. La banda, que jugaba en casa, nos presentaba su recién lanzado EP, Lo contrario de ninguno, un avance de lo que nos espera en su nuevo disco. Además de los temas nuevos, también nos deleitaron con los grandes hits del grupo como Caricias en tu espalda, Desde que nos estamos dejando o Estoy aquí, por mencionar algunos. Tampoco se olvidaron de darnos las Gracias y nos emocionaron con Cada dos minutos.

Aunque, sin duda, el momento más esperado por todos fue cuando empezaron a sonar los primeros acordes de Física y química, canción que no solo abría la famosa serie de Antena 3, si no que también se podría decir que marcó a toda una generación. Fue un concierto bonito, de reencuentro y que a muchos de los que allí estábamos nos transportó a nuestra adolescencia.

La noche continuaba con Pol 3.14 en el Escenario Coca Cola, al que debo reconocer que era la primera vez que veía en directo pero que me sorprendió por su vitalidad en el escenario. De hecho, se marcaron un pequeño bis, algo no muy común en los conciertos de festivales, y tocaron un par de canciones más que no estaban previstas, entre las que hay que destacar Bipolar y Lo que no ves, con las que se desató la locura absoluta entre los fans del grupo.

Gigante9

Los encargados de cerrar la primera jornada del festival fueron Sexy Zebras y Amatria. Cada uno en su línea, hicieron bailar al público y nos dejaron con ganas de más para seguir con el festival en las jornadas que se avecinaban. Y es que el Gigante no había hecho más que empezar y qué quereís que os diga, pero menudo comienzo. Con su actitud descarada y gamberra, los pvtos Sexy Zebras nos hicieron venirnos arriba con los temas de su último disco, La Polla, mientras que Amatria, puso el broche de oro a la noche haciendo que no pudiéramos parar de bailar con temazos como Siempre que quiera o El Coche Fantasma, entre otros. Es verdad que la asistencia no fue tan masiva como la del viernes y el sábado, pero en definitiva, fue un buen punto de partida y los que fuimos lo disfrutamos muchísimo.