El pasado 29 de noviembre acudimos al concierto de Los Vinagres en la mítica sala madrileña El Sol y no nos lo pudimos pasar mejor. A los pocos minutos de abrir las puertas, la sala ya estaba abarrotada y es que no era para menos, se notaba que Madrid tenía ganas de verbenita, como los chicos llaman a sus conciertos. Y desde luego que no nos desfraudaron.

Llega la hora, y Abel, Sergio y Roberto salen al escenario dispuestos a enmarcar esa noche como una de las mejores. Comienza Júrame que me olvidarás de la mano del bombo de Roberto, se miran los tres y sonríen. Abel comienza la primera estrofa y toda la sala empieza a cantar al unísono con la banda, la locura comenzaba. Sergio se acercaba a Abel para cantarle y buscar una mirada cómplice. Nada más acabar la primera canción Roberto  dice que está petada la sala, que están flipando.

LosVinagres5
Fotografía: Eva Jiménez

Tras estas palabras, Sergio comienza con la base rítmica de Aunque llueva, una de las canciones de su último trabajo, que es digna de cantar a pleno pulmón, todo esto acompañado de unos buenos movimientos de perreo, claro está. Después de toda la sala El Sol cantando que que putada los likes que le di a mi ex en instagram, Roberto se aseguraba de que nos los estuviésemos pasando bien, y nos contaba que estaban encantados de presentar este disquito nuevo, Los volcanes, en una de las salas más emblemáticas de la capital. Estaban agusto y se notaba, ya que lograron que todos nos sintiéramos también como en casa.

 

Más tarde llegaba el single con el que presentaron este último trabajo, Chibichanga, al tiempo que Roberto nos preguntaba que si nos gustaba el reggaeton y Sergio y Abel tiraban chocolatinas al público para que cogiéramos fuerzas para el temazo que se avecinaba. Para remarcar el perreo que querían en su público, Roberto nos instaba a que nos portásemos bien, a que estuviéramos tranquilitos pero a fuegote y le pegaba una lamida al micrófono mientras el público enloquecía por completo. Tras todos estos preliminares previos, comenzaba entonces Chibichanga y el suelo de la Sala El Sol temblaba mientras no dejábamos de bailar y saltar en ningún momento. Por si eso no fuera poco, en el puente musical de esta canción, nos hicieron bajar hasta el suelo para más tarde subir muy latinos y despacito (como decía Roberto que le gustaba).

 

Hasta aquí el concierto estaba siendo un desfase, que fue superado con las colaboraciones tan fuera de la olla que hicieron. El primero en subirse al escenario fue Alex de Kitai, que acaban de superar recientemente el reto de estar 24 horas seguidas tocando sin parar. La unión de la esencia de Kitai con Los Vinagres sacó el lado más duro de Me enamoré de tu madre. La siguiente colaboración fue con Guille de Los Bengala, al que presentaban como uno de los colegas más grandes y cercanos. A todo esto, Guille nos contaba que No te pongas carmín, la canción que iban a tocar, era autobiográfica de un pedo que se pilló con la banda en un festival. Como no podía ser de otra manera, se dieron pequeños pogos en la sala, verificando que uno de Los Bengala se había subido al escenario.

LosVinagres2
Fotografía: Eva Jiménez

Antes de presentarnos a la última colaboración de la noche, Los Vinagres nos contaban que en Canarias para decir que algo está bueno, hay que decir que está tremendo. Así que su público gritaba que la verbena estaba tremenda, y desde luego que lo estaba siendo. Tras ello, el trío nos ofrecía ron-miel para subir la temperatura y quemar la noche con la gran verbenita que estaban dando los canarios.

LosVinagres3
Fotografía: Eva Jiménez

Entonces, dieron paso a la tercera y última colaboración, que mencionaba que para él era un orgullo estar con la mejor banda de España. Se trataba ni más ni menos que de Verbenita de la mano de Gabi Montes de los Sexy Zebras. Y como os podéis imaginar la canción cobró tanta locura hasta el punto de que Gabi se tiró al público (y no penséis mal ;D)… Pero tras el desmadre llegó de nuevo la calma, más o menos. Y es que Los Vinagres decidieron ser unos Pvtos Sexy Zebras y cantaron con Gabi la aclamada por todos Quiero follar contigo, una de las canciones más conocidas de los Zebras.

LosVinagres4
Fotografía: Eva Jiménez

El concierto había acabado y creíamos que ya era imposible superar la noche, pero aun nos tenían una última sorpresa preparada antes de irse, y es que convirtieron la Sala El Sol en una auténtica verbena al ritmo de Suavemente de Elvis Crespo, para el que los tres se cambiaron de outfit por uno más apropiado para la ocasión. Todos cantábamos con ellos la mítica canción mientras se bajaban del escenario para entremezclarse con el público y bajar hasta el suelo perreando.

unnamed

Sin duda, fue uno de los momentos más surrealistas y divertidos del concierto así que nos declaramos FANS totalmente de este momento. Al acabar, la banda volvía a cambiarse y se enfundaba sus instrumentos para hacer los últimos temas. Aunque sin duda, el más esperado por todos era Los volcanes se duermen, por lo que no se hicieron mucho de rogar y cerraron con él la noche, creando una especie de éxtasis frenético entre todos, bailando, gritando, saltando y con Roberto lamiendo el micrófono para provocar a los asistentes.

En resumen, una ida de olla y una locura musical el concierto que dieron Los Vinagres en la Sala El Sol, llevábamos tiempo sin quedarnos con la boca abierta, y sobretodo, disfrutar tanto durante todo el concierto como lo hicimos con ellos.  Por eso, os recomendamos que vayáis a verlos a alguno de sus conciertos y os disfrutéis de su verbenita, porque, hacernos caso, merece mucho la pena. Podéis consultar todas las fechas y haceros con vuestras entradas aquí.