Nakama revienta la sala Independance de Madrid en su primer concierto

Hace unos días os hablábamos de Nakama, una banda madrileña caracterizada por su unión y talento, y publicábamos el cartel de su primer concierto como banda. Ese día tan esperado para el cuarteto fue ayer, y hoy os desvelaremos uno a uno los momentos que vivimos.

Nada más llegar a la sala Independance nos recibían con el showcase de Bubu Jay y la música de Dj Javs, el deejay residente de Costa Social Club, provocando que el público calentara cada musculo para el tremendo concierto que les esperaba. Cuando Miguel Camaño el maestro de ceremonias (locutor de Alma de León de Radio3), cogió el micro y las luces se atenuaban, sabíamos que la locura iba a comenzar. Tras unas palabras de admiración del locutor por la banda y Dakaneh, Miguel Camaño daba paso a »Nakama», la canción que da nombre a la banda. Comenzaban los primeros acordes y escuchábamos las primeras frases de voz de Kano Sunsay, tras unos segundos de suspense, el primer nakama aparecía en el escenario seguido de un fervor aplauso. A este se le iban uniendo poco a poco cada componente según su intervención: Bman, Juan Jordán y por último Tosko. Todo ello acompañado de abrazos, besos, saludos, etc., haciéndonos sentir a cada alma que asistía parte de ese nakama.

De seguido pudimos escuchar »A Mi Manera» y al finalizar, Tosko decidió decir unas palabras de agradecimiento y comunicó el asombramiento de la banda por la alta asistencia siendo fechas previas a semana santa. Juan Jordán también quiso intervenir dando las gracias a todas las personas que han apostado en ese sueño que es Nakama, desde técnicos hasta productores pasando por fotógrafos. Tras ello le precedieron cuatro éxitos de cada uno, »Suba la Música» de Juan Jordán, »No Pueden Comparar» de Tosko, »Bullshit» de Bman y »Track List Song» de Kano Sunsay haciéndonos ver que el público hizo muy bien los deberes ya que, se sabían todas y cada una de ellas. Durante estos momentos pudimos presenciar situaciones preciosas, como el apoyo que se tienen entre ellos al hacer los coros a sus compañeros (sin olvidar las miradas de complicidad), cuando Tosko saltó a su público para cantar la última estrofa de su canción o en »Track List Song» que mostraron su cara más íntima.

»El Contrato» nos hizo ponernos el bello de punta al ver con que pasión y disfrute se cantaban los unos a los otros, y esa energía se transmitió a toda la sala que disfrutaba y bailaba al ritmo del amor libre. Y como contrapunto una de sus últimas canciones »Esclavo», compartiendo su parte más canalla sin dejar de lado el buen rollo con una coreografía muy sincronizada que arrebataba la risa. Canción tras canción era vitoreada y disfrutada, siendo agradecido por Kano que alegaba que no sabía a donde mirar porque solo veía caras bonitas a las que pusieron a hacer cardio a ritmo de »Simple». Como »break nakamero» decidieron dar otra vuelta a los exitazos de sus carreras en solitario enseñando el granito de arena que aporta cada uno a la banda, y como con mucho trabajo y constancia lo convierten en el edificio más alto, elegante e indestructible de la ciudad. Así es como podríamos definir lo que pudimos vivir anoche, el respeto y pasión por la música se percibía por cada milímetro de la sala. Juan Jordán introducía »Cambios» con un discurso en el que nos animaba a no tener miedo con todas las cosas diferentes que nos plantea la vida sobre todo en una época tan sumamente complicada, impulsándonos a adaptarnos a dichos cambios.

El broche final fue apoteósico: »Bing Bang», una de las más esperadas por el público fue la primera en esta metralla final. El cuarteto avisaba de que nos abrochásemos los cinturones porque íbamos a volar, y eso fue lo que pasó, cada asistente se pasaba más tiempo en el aire que tocando el suelo siendo retado a cantar a dolor. Con toda la carne en el asador Nakama decidió rompernos con »Mama Im Fine», compartiendo el momento más emotivo de la noche cuando Tosko empezó a cantar a su madre desde el escenario hasta que fue buscada por sus »nakamas» para subirla al escenario junto a la madre de Juan. Aunque apreciamos que estas asumían como sus hijos a los cuatro componentes, imposible superar algo tan emotivo y mágico.

Para acabar, nos terminaron rematando cuando invitaron a subirse al escenario a Dakaneh, uno de los fundadores de Nakama que por motivos familiares tuvo que desvincularse del proyecto. En ese momento nos llenamos de cariño y amor, porque por cada poro de los cinco y de todo su entorno se desprendía ese sentimiento de hermandad. »Chavales» fue la elegida para cerrar la noche de ayer, acabando con toda la banda entre el público cantándola dos veces de seguido. Evidentemente no podemos desvelaros cada segundo de este sábado porque lo que vivimos fue una completa experiencia y no un concierto al uso. Disfrutamos, reímos, lloramos y aprendimos de cada valor que nos quisieron transmitir, y sería muy hipócrita no decir que tenéis que vivir un concierto de Nakama y sentiros parte de esa unión tan mágica.

Fotografías por Mireya Martín.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Web construida con WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: