Kano Sunsay revienta la Rock Palace a ritmo de reggae y letras contundentes

El viernes pasado teníamos una cita en la sala Rock Palace, Kano Sunsay se subía a los escenarios por primera vez en 2022 con una compañía inmejorable. H Ilimitados (Sokram x Miwoo) fueron los encargados de abrir la noche y esa presión no les repercutió; conquistaron el escenario e invitaron a subir a Necrojocker haciendo que el público calentase para la fiesta que les venía encima. Tras ello, subió al escenario Juan Jordán, con Miguel Camaño (Alma de León de Radio3) como maestro de ceremonias siendo este el encargado de soltar las bases del artista madrileño. Nada más subir agradeció a su nakama Kano por darle la oportunidad de estar hoy con el, ese agradecimiento se merecía una canción como Agua, perfecta para entrar en materia y animar al público a que cante su estribillo tan pegadizo. Poco a poco veíamos como Juan conquistaba el escenario, y es que en Tiempo al Tiempo, el artista acompañaba su prosa con algún baile que otro, ubicándose a los límites del escenario como queriendo bailar con su público en la pista. Sin esperarlo, nos anunciaba que su próximo disco estaba al caer y sería bajo el nombre de »Vértigo», siendo Mi Mente una de las canciones que encontraremos dentro de él. Antes de irse, para poder disfrutar al completo de Suba la Música, el público tenía que gozarse el estribillo, y Juan venía con ello guardado desde casa: Antes de cantarla verifico que todos los asistentes sabían que tenían que decir para que Miguel Camaño soltara la base y mostrásemos nuestros pasos de baile mejor guardados.

Para dar paso a Kano, sobre una base de reggae, Juan preguntaba si el público quería verle, y le provocaba al no escuchar lo suficiente las ganas de verle. Miguel Camaño tomaba la palabra y daba su visión de Kano: »Uno de los artistas referentes del reggae con mensaje, música como rebelión y una auténtica alma de león. Una persona que nos recuerda que no solo somos materia, un hombre lleno de espiritualidad.»

El show empezaba con un audio en el que le dedicaba el concierto a la señora justicia, que parecía estar de vacaciones y delatando al impostor que estaba en su lugar. Sin Miedo a Perder fue la carta de presentación del artista, siendo cantada desde fuera del escenario para el estribillo estar subido en el delante de sus entregados seguidores. Antes de seguir Kano daba las gracias a TCAP Selectah, por acompañarle esa noche, Donde Iré y El Movimiento fueron unas de las mas coreadas por el público, mientras que bailaban al ritmo del artista. En Insomnio pudimos ver como el madrileño miraba al techo mientras sentía los beats entrar por cada poro de su cuerpo, disfrutando así de la noche tan esperada en la que se estaba dejando el alma. Llegó el momento de poder escuchar en directo No Solo Somos Materia, la canción que da nombre a su último trabajo, para presentarla Kano se abría para todo su público y contaba que había nacido de una lesión por una hernia discal, la cual no le permitía ni moverse, siendo un duro palo mental para el, trasmitiendo esa noche a su público un mensaje positivo, apoyando a cualquiera que se sintiese así y de superación. Todos en la sala conectamos con el y coreábamos a una voz No Solo Somos Materia.

En una fecha tan esperada aparecían Ki.N.S Sound, una de las bandas a las que pertenece, algo que recibió la Rock Palace con un grito atronador. A lo que respondían que si no hay ruido no hay reggae, devolviendo a su público más fieles sus grandes éxitos, que aunque no los conocieras los disfrutabas. Uno de los grandes momentos de la noche fue con Si Quieren Guerra y El Hoy (Boombastic), haciendo que el público fuese de lado a lado de la sala y se agachase hasta rozar el suelo.

Para que no decayera la energía, invitó a subirse al escenario a Nakama, la banda que tiene con Juan Jordán, Tosko y Bman, al cuál le cantaron el feliz cumpleaños. Mama I’m Fine y Bing Bang fueron las dos cantadas por el cuarteto, mostrando las dos caras de este, letras profundas y baile hasta morir.

Imposible acabar la noche sin subir a todos sus invitados para cantar juntos y aportar cada uno un fraseo de alguna de sus canciones más conocidas. Fue una noche digna para el recuerdo porque cada persona que salía de la sala iba con una sonrisa de oreja a oreja tras escuchar buena música acompañada de mensajes y valores importantes. Nosotros volveremos a un concierto de Kano Sunsay, porque estar feliz, a gusto y disfrutando sin conocerte las letras de las canciones, solo pasa con personas que conectan con la gente: Hemos conectado.

Fotografías realizadas por Mireya Martín.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: