“Tragedia Española”, el nuevo álbum de Confeti de Odio

El artista madrileño Confeti de Odio ya nos llevaba adelantando trocitos del álbum “Tragedia Española” desde principios de año y, por fin, podemos disfrutar de la experiencia completa en plataformas digitales y, cuando sea responsable, los vinilos empezarán a llegar a las casas de quienes apuestan por el rojo sangre en este mes de abril en cuarentena.

Lo que empezó con un “bedroom pop” en solitario está evolucionando hacia una apuesta que algunos podrían denominar “pop dramático”, pero que no me gustaría encasillar de ninguna forma por aquello de dejarse sorprender. En este último trabajo podemos dejarnos llevar sobrevolando sensaciones angustiosas y de decadencia vital, desde la ausencia de amor propio hacia el ego más protagonista y, siempre acompañado de una energía resiliente que ilumina sin maquillajes ni colores vivos, sino a caricia de realidad. 

El viaje comienza con Todo muere, primer tema que nos deja un sonido muy completo a través de lo escalofriante de una sentencia de realidad reflexiva, una premonición de la actualidad y de las leyes de la vida, ¿nos encontraremos este nuevo mundo sin nada en la televisión?. Muy opuesto al conocido sueño americano y con pinceladas de la Tragedia Griega, Todo muere nos va introduciendo a la peli de la vida de Lucas De Laiglesia, como hacía mención él mismo en sus redes sociales.

El segundo tema ya lo habíamos disfrutado en enero cuando apareció Muchísimo, con la portada de Zazi White, grabado y producido por Juan Pedrayes, mezclado y masterizado por Carlos René, baterías grabadas por Carlos Hernández y videoclip dirigido por Enrique R. Novoa. Nos hace empatizar con el remolino del paso del amor más idealizado al odio virulento de las masas, sonido “noise pop” con sintetizador chirriante. Una montaña rusa de emociones con bien de intensidad.

Triste de Verdad y su melodía más romántica nos empapan de evolución emocional, de etapas vitales y trata con humor e ironía todo el proceso de conciencia personal y autoconocimiento, dejándonos ver un poco más de la vulnerabilidad del drama. Seguido del último sencillo Dale una oportunidad al amor lanzado el pasado 25 de marzo con un ritmo coreado sobre distintos enfoques de ver al sentimiento por excelencia del arte, los claros y oscuros, la anti-anestesia que sientes y el reciclaje de los intentos por vivir su mejor cara.

Entender el amor como propio, fruto de nosotros mismos, pseudoindependiente a la persona en la que lo reflejas con frases como “el amor se queda y tú te irás”. Esta canción iba a ir acompañada de un videoclip interrumpido por esta cuarentena, que finalmente dio como resultado una recopilación de material creado por los seguidores de Confeti de Odio, que nos ha dejado una ilustración costumbrista bien bonita.

Y en época de confinamiento, el quinto tema nos muestra lo que empapa a muchas personas entre suelo y techo, la ansiedad, Ansiedad (has vuelto a mí) nos deja tirados en el vacío de las sensaciones de autocrítica extrema, exigencia personal y presión apática, buscando el cobijo de luz en la compañía y el apoyo sin salvavidas, representado con un “lyric video” realizado por Gluxxx que puedes encontrar en el canal de YouTube del artista. Todo ello para luego ir levantándonos con Minuto de ruido, la armonía en el caos, vuelta a las teclas para despegar del punto de inflexión marcando las prioridades frente al arte y la tregua con uno mismo.

Todas las guillotinas van al cielo acompaña con ritmos más alegres para volver a flotar entre la fragilidad de lo construido, la incertidumbre, las apuestas y la disposición para volver a empezar. Que nos da cierto toque de optimismo gris para prepararnos para otra mención a los hospitales con Última visita al hospital que nos hace formar parte de una historia de despedidas y lucha, la delicadeza humana, el sobrevivir en los recuerdos alegres y el deseo de cambiar la verdad presente. Y con este sabor agridulce acabamos el trayecto con Mi funeral, el simulacro de una muerte anunciada que nos hace movernos al ritmo de este abatimiento constante.

Muy recomendable este paseo que narra las dificultades de una generación llena de contradicciones, tocando temas desenfadados con la profundidad de la ansiedad o la pérdida, pero dejando un sitio para el amor más global y no necesariamente romántico.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: