Hace unos días nos reunimos con Guillem Roma para que nos contara los detalles de su nuevo EP, La Constant i La Variable, un trabajo en el que da rienda suelta a nuevas composiciones en las que juega con los dos idiomas con los que ha estado trabajando en los últimos años además del inglés, el catalán y el castellano, y en la que se mezclan diferentes estilos, como la bossa nova, la canción mexicana o incluso los boleros, creando un original estilo propio. Si queréis saber más de este artista catalán, seguir leyendo para enteraros de todo. Por ahora no tiene fecha prevista en Madrid, ya que el concierto que tenía programado para el pasado 2 de octubre tuvo que ser suspendido, pero seguro que muy pronto le tenemos tocando por la capital. Mientras tanto, podemos disfrutar de este nuevo EP. Muchas gracias Guillem por atendernos.

La-Constant-i-la-Variable-334-600x400

Bueno, pues la primera pregunta es obligada, ¿cómo está siendo la recepción de crítica y público de este nuevo trabajo?

Pues de momento estoy muy contento porque ya tiene unos meses de vida, y básicamente hemos tocado por la zona de Cataluña, y allá tengo a mi público, así que ha sido muy bien recibido, los conciertos han funcionado superbien, y ahora por primera vez vamos a tocar fuera así que a ver que tal.

Ahora que ha pasado un tiempo de su publicación, ¿estás contento con el resultado o cambiarías algo?

No, estoy contento, ha sido un EP en el que hemos cuidado mucho todos los detalles. A la producción ha estado Joan María Baldomá, un musicazo que toca con Luz Casal, y ha estado con Love Of Lesbian también, y realmente ha sido un trabajo muy cuidado, es más, lo sigo escuchando y pienso que hemos hecho un buen trabajo.

Háblanos un poco de cómo es tu música, cuéntanos como la definirías.

Mi música tiene un punto muy ecléptico, cuesta definirlo, yo siempre digo que es como canción de autor, pero que tiene influencias de músicas populares del mundo, especialmente de Latinoamérica. Viví tres años en México, estuve medio año en Cuba, y eso poco a poco, casi inconscientemente se ha ido filtrando en mi música, es una especie de puente entre el Mediterráneo y el Caribe.

¿Que le dirías a la gente que aún no te conoce para que se anime a escuchar este nuevo EP?

Que si tienen ganas de una música fresca que conecta rápido, y que invita también a la reflexión, pero desde un punto de vista optimista, que lo busquen en Spotify, que pongan Guillem Roma, y allí van a encontrar tres discos y un EP llenos de este universo para sumergirse y viajar con la música.

Sabemos que es difícil elegir pero, ¿cuál es tu canción favorita de este nuevo EP?

Mira, hay una que es la que sacamos como single, que se llama Alguna cosa se nos está escapando, que es un canción que habla de que a veces como especie humana vamos de guays, vamos de que lo sabemos todo, de que controlamos el mundo, pero por mucho conocimiento que tengamos, aunque hayamos acumulado siglos y siglos de conocimiento, siempre va a haber algo que se nos escapa, algo que tiene que ver con esa magia, con el amor, con el arte. Esta canción habla sobre eso, sobre esas cosas que se nos escapan.

¿Cómo dirías que ha sido tu evolución desde tus primeros trabajos hasta llegar a La constant i La Variable?

Pues ha habido bastante cambio, porque yo al principio abarcaba muchas cosas, me gustaba jugar con estilos, con sonidos, con instrumentos, era un poco dispersa mi música, podía ir desde una canción que sonaba a banda balcánica a algo más pop. Al final, ese camino como que se ha ido empaquetando más y se ha ido solidificando con un estilo más personal, y en este EP hay un ejercicio de compactación más buscado, y que resalta los puntos más característicos de mi música, esa visión optimista pero crítica del mundo que nos rodea, pero a la vez esa música fresca con la que conectas rápidamente.

Ahora que has empezado con la nueva gira, ¿cómo está siendo el recibimiento del público?

A mí me gusta mucho testear el disco en directo, el mayor barómetro, digamos, es el del público, y los conciertos por ahora han ido súper bien. A mí me gusta en directo buscar esa complicidad, me gusta que el público se sienta uno más de la banda, para mí no tiene sentido que los músicos estén en el escenario reproducciendo el disco pase lo que pase, si no que te empapas del espacio, de la gente que hay, te contaminas de todo eso, y como que le das un sentido nuevo a la música cuando sientes ese feedback de la gente. En mis conciertos pasa eso y es algo que a la gente le gusta y lo valora.

Con más 300 conciertos a tu espalda, ¿de cuál guardas un especial recuerdo?

Ha habido conciertos de todo tipo. Ahora que la cosa se ha profesionalizado más, hay como unos estándares, pero al principio, cuando empecé a tocar, hice conciertos hasta encima de un pajar o dentro de un corral con ovejas, en sitios muy surrealistas que te dejan un recuerdo muy especial. Muchas veces los más curiosos, que no son los más buenos a nivel musical, son los que te dan ese punto de experiencia recordable. Cuando dices “tío, ¿te acuerdas cuando subimos a un tractor y tocamos desde arriba?”, o cosas así. Ahora que tocamos en escenarios más consolidados, intento no dejar eso de lado, es bonito también, no dejar esa parte de conciertos originales y distintos.

fb_img_15697513735203199218337454592387.jpg

¿Y dónde te gustaría tocar?

Pues mira, en esta gira voy a cumplir uno de mis sueños, que es ir a tocar a México. Como ya te comenté, viví allí tres años y tengo un vínculo muy especial con ese país, siempre había querido volver allí con mi música, tenía ganas de ir a presentar mis canciones. Y ahora por fin en noviembre vamos para allá, vamos a dar tres conciertos y, bueno, es como un regalo poder hacerlo.

En tu música cantas en catalán y también en castellano. ¿Con cuál te sientes más cómodo? ¿Cuesta darse a conocer con el catalán en un territorio con tantos prejuicios?

Hombre, el tema de la lengua es verdad que tiene un punto conflictivo, pero a mí es un tema que no me preocupa, yo con mis padres hablo en catalán, con mi novia en castellano porque es argentina, hay una mezcla y creo que la música pasa por encima de eso. Pero es verdad que ahora que canto más en español, hay gente de mi pueblo que me dice “wow, en castellano, ¿y el próximo disco que harás?, ¿cómo va a ser?”, y yo les digo que tranquilos. Yo siempre en mis discos he jugado mucho con los idiomas, en mis primeros discos tengo canciones en inglés, una en portugués, una en castellano, hasta una con un idioma inventado, y en verdad es bonito porque cada idioma tiene una sonoridad asociada, y es bonito viajar con eso también. Si podemos mezclar un ritmo de un país, con instrumentos de otro y cantar en otro idioma, eso es lo bonito, que la música no tiene fronteras. Con cuál me siento más cómodo, la verdad, básicamente con el catalán y el castellano, a veces es la propia canción la que te dice en qué idioma va a ser, cuando la estás tocando, la estás componiendo, ves la onda y dices esta tiene que ser en castellano, no puede ser de otra manera.

¿Como ves el panorama musical actual, es más fácil llegar gracias a la llegada de plataformas digitales y redes sociales o por el contrario los ves más complicado por la cantidad de grupos que van apareciendo?

Evidentemente, plataformas como Spotify o YouTube te dan una visibilidad que en otro momento quizás costaba tener, y te da la oportunidad de, aunque seas un grupo pequeño, hacer música, subirla y que llegue a la gente. Yo creo que el principal problema que veo en estos años de carrera, es que en según que círculos hay como un ambiente muy cerrado en la industria musical, y que cuesta dar una oportunidad a las cosas que se salen un poco de la fórmula establecida, cuesta que el sistema de la industria musical las acoja de forma natural y cariñosa. Cuando vas por libre es verdad que te encuentras con muchas paredes y muchos muros, pero al final la música siempre fluye y avanza y las puertas se van abriendo.

Algo más que quieras añadir para terminar…

Pues que si la gente quiere descubrirme me puede buscar en Youtube o Spotify. Y que se dejen contagiar de la música sin prejuicios y que vayan a conciertos siempre.