Hoy os traemos una entrevista que nos hace especial ilusión, ya que hace unos días pudimos reunirnos con Luis Albert Segura en las oficinas de Hook Management para que nos hablara de su primer trabajo en solitario, Amenaza Tormenta, un disco en el que rompe por completo con su etapa anterior y que contiene auténticas maravillas como El Cielo se Rompe, su carta de presentación, o Tu Cara Oculta, en la que conocemos al Luis más cercano e intimista. Antes de dejaros con ella, darle las gracias nuevamente a Luis y a Hook Management por hacerla posible. Podéis consultar todas las fechas de presentación de Amenaza Tormenta y haceros con vuestra entrada en Wegow.

LuisA2.jpg
Fotografías: Eva Jiménez / Edición: Luisja Durán

Buenas tardes, Luis Albert. Muchas gracias por atendernos y enhorabuena por el disco, nos encanta. Imagino que ya te lo habrán preguntado alguna que otra vez, ¿pero qué te llevó o cómo fue ese momento de dar el paso y cerrar tu etapa con L.A. para emprender tu carrera en solitario?

Es una decisión que no tomé a la ligera ni de la noche a la mañana. Era un tren cómodo con el que durante 10 años hemos trabajado para poder estar en buenos asientos, con las vías rectas y sin baches. El problema es que llega un momento en el que la rutina, o mejor dicho, cuando el trabajo se convierte en rutina, se pierde un poco de interés y de excitación. Y eso es un poco lo que sucedió, en el fondo L.A. era yo haciendo música, componiendo canciones, banda sonora de estudio… Chutando energía, y la fuerza de la banda para poder hacer todo lo que sonábamos, quiero decir que si el motor se ablanda, el resto del coche no camina. Claro, yo me di cuenta de que estaba un poco aburrido pero porque sí, que estaba débil con la propuesta, cómo que necesitaba hacer más cosas.

Date cuenta de que han sido 10 años de entrar, grabar un disco, dos años de gira, componer un disco, grabarlo, dos años de gira…. De repente, más cosas que hacer, giras europeas, llegó un momento en el que era poco sostenible, sobretodo cuando no estás con la misma energía, así que barajé posibilidades, barajé hacerme un estudio, irme a mi tierra con mis hijos y hacerme un ermitaño. Pero disfruto con la música, es mi vida, y corre por mis venas, no puedo evitar crear música. Así que lo que que hice fue parar L.A., colgar el traje de superhéroe.y me monté un estudio en casa, y me puse a probar, a dejarme llevar. A la semana El Cielo se Rompe ya estaba escrita y ví que tenía continuidad y se podía hacer algo. Entonces, en un par de meses Amenaza Tormenta estaba compuesto y todo cobraba forma por haber soltado un lastre. Era una presión constante, de llenar conciertos, aumentar followers… La presión de componer, sacar un disco y hacer gira… Y si de algo me he dado cuenta en estos 40 años de vida, es que no me gusta que me presionen y con Luis Albert Segura he liberado mi cuerpo; ha sido relax total y salió esto. Podría haber sido un disco instrumental o un disco de rancheras pero esto fue lo que salió.

Este trabajo no solo supone un gran cambio respecto a tu etapa anterior, sino que también cambias de idioma y pasas del inglés al castellano, ¿qué te llevó a tomar esta decisión?

Eso sí que era algo que tenía en mi pizarra de cosas pendientes en la vida, el volver al castellano. Era una cuenta pendiente con la música y conmigo mismo. Lo probé y lo primero que salió fue El Cielo se Rompe, me puse a jugar, la grabé, la puse en casa, se la puse a mi mujer y a mis amigos, era creíble y fue la puerta o la invitación a seguir probando. Si que es verdad que después 20 años cantando en inglés y de 40 casi escuchando música anglosajona, cantar en castellano no es fácil, porque no escucho música en castellano. Ni ahora cantando en castellano, escucho música en castellano, no me nutro de música española para mis ideas, sino que sigo escuchando a mis Stones, mis Tame impala…. Osea que el cambio ha venido por inercia.

Aun así, me siento agusto cantando en castellano, más de lo que me imaginaba, pero no reniego volver al inglés porque sigue siendo mi medio, no natural, pero sigue siendo mi medio de expresión históricamente. Pero el castellano me es cómodo y me siento bien, me estoy haciendo a ello, porque aun no he empezado a girar, no hemos empezado a hacer shows, a partir de ahí es cuando empezaré a modular hasta el punto en el que llegué a modular con L.A, que me sentía libre de irme por donde fuese. En castellano es otra historia, la métrica de las palabras, la rima de las palabras… es otro mundo totalmente diferente y me obliga a cantar de otra forma, por eso he tirado mucho de falsete, porque me es muy cómodo y creo que quedaba bien porque no es algo que hace mucha gente, osea que no es una práctica muy común, ¿no?.

¿Cuál es tu intención con Amenaza Tormenta? ¿Qué quieres que sintamos al escucharlo?

Cuando le presenté el disco a Manuel Notario por primera vez, si que él dijo “vale, esto es L.A. en castellano”, que es algo que llevamos 10 años esperando y si que había mucha gente que me incitaba a probar el castellano con L.A. y me preguntaba que por qué no sacábamos un disco en castellano o cantábamos canciones en castellano, que nos iría mucho mejor, que nos seguiría más gente y venderíamos más discos. No es cierto, no es cierto porque yo creo que L.A. tenía unos seguidores que querían ese proyecto y ese producto. Pero esto es otro tema diferente a L.A., yo no sé si esto me va a abrir las puertas a más seguidores, o si de repente va a ser una cosa que la gente no va a entender, estoy un poco ahí en la prueba, sigo probando a ver donde me lleva, pero cero presión. Tengo tantas opciones de hacer otras historias cómo producir discos, de hacer otras cosas que me dan una tranquilidad económica, que hacen que ya no esté agobiado por triunfar. Osea, he hecho este disco, Amenaza Tormenta, y ahora es más como quien lo quiera entender que lo entienda, quien quiera venir a shows que venga, pero no voy a intentar meterle con cucharilla a nadie. Yo sí que creo que es un buen disco, que puede gustar, por ahora la gente que lo ha escuchado le gusta, no hay nadie que me haya criticado aún.

LuisA1.jpg
Fotografías: Eva Jiménez

Hablemos de El Cielo se Rompe, tu carta de presentación en este nuevo trabajo. ¿De dónde surge la idea de componer esta canción y realizar la banda sonora, desde tu punto de vista, de una película como es Melancholía de Lars von Trier?

Es curioso, mira, esa película la vi en el cine cuando la estrenaron, me tuvo traumatizado durante semanas, es una película con una carga emocional muy fuerte, te plantea una situación tan real, tan cotidiana, que te asusta más que ver explosiones. Lo que te plantea la película en el fondo es una historia de amor, pero la historia potente es de una madre y su hijo, y de que la madre no puede hacer nada para evitar que todos se vayan a la mierda. De repente, está llegando el fin del mundo y tú ves que está llegando el fin del mundo, no te voy a explicar cómo por si no has visto la película, pero tú ves que se acaba. Y la forma en la que lo plantea…

Yo cuando vi la película no tenía hijos, pero después al tener hijos y revisitar la película, el sentimiento es tan potente porque te plantea un fin del mundo que no es del tipo de Independence Day, lo plantea de una forma que duele, y más cuando tienes hijos, porque tú los quieres proteger, pero es algo tan brutal que por mucho que les protejas sabes que os vais todos a la mierda. Esa es la impotencia que te plantea la película. Obviamente, después de ver esto sentí que necesitaba musicarlo de algún modo y esto es El Cielo se Rompe, simplemente planteo una revisión de esta película.

LuisA3.jpg
Fotografías: Eva Jiménez / Edición: Luisja Durán

En Amenaza Tormenta encontramos varias frases que nos gustaría analizar contigo. En A las puertas dices: “Las puertas del infierno se abrirán, sabemos cómo hacerlo para entrar”. El significado es evidente pero ¿nos puedes explicar con tus palabras que querías transmitir con esta frase?

Si crees en el infierno, de la forma más bíblica posible, sobretodo si has recibido una educación cristiana, o has hecho catequesis o la comunión, te han bautizado y toda la historia… Claro, yo nací en el 78, así que yo si que he vivido un poco la obligación de que me dieran religión en el cole, y tenía una familia muy cristiana y que me han llevado a misa, así que he vivido muy de cerca el bien y el mal, lo que está bien y lo que está mal, el infierno, el purgatorio y el cielo. Todo ese concepto lo tengo como muy claro, ¿no?. Sé que está mal y que está bien. Obviamente, en esa canción lo planteo de una forma muy sexual, muy visceral, y creo que todos sabemos lo que estaría bien y lo que estaría mal para ir al infierno. En el lyric vídeo que hicimos luego sí que salimos de dudas, aun dejándolo un poco en el aire, de forma encubierta y geométrica, pero si que es algo muy explícito, ¿no?. Y en esa canción lo planteo de una forma muy clara, por así decirlo. Tú y yo sabemos cómo hacerlo para irnos al infierno. Ya después empiezan las suposiciones y lo que sea, que cada uno lo interprete como quiera.

En “Escrito en la Pared”, todo el estribillo en sí es alucinante, pero sobretodo esta parte: “Y siempre es lo mismo, parece un sueño, él no es tu dueño, irá a por ti…”. ¿Se podría decir que habla de una relación tóxica?

Sí, tanto puede ser una amistad, como puede ser una pareja, como puede ser un chico o una chica… Obviamente, digo tu dueño y no tu dueña, pero es una forma… no entendía por qué poner masculino o femenino. Después cada uno tiene sus interpretaciones y sus historias pero sí que es bastante explícito también, o sea, en ese caso, es la historia de toda la vida de esa pareja que te promete el oro y el moro y que al final pues no es así. Pero como digo se puede libre-interpretar de mil formas, puede ser un primo, puede ser un amigo, puede ser tu padre… se puede aplicar a cualquiera.

Algo que nos ha llamado mucho la atención y que encontramos en este disco, es la introducción de instrumentos clásicos. ¿De dónde viene esta idea? ¿Cómo es el proceso de composición con ellos? ¿Tú les indicas lo que quieres transmitir y ellos le dan forma o te pones tú a crear con ellos?

Bueno, en este caso, una pieza clave en este disco es mi amigo Sergio Llopis, qué ha ido el arreglista del disco, osea toda la parte instrumental y orquestal es suya, pero sí que hemos tenido el trabajo maravilloso de él venía al estudio, yo le enseñaba la demo, trabajar encima de la demo, yo a veces cantándole el arreglo de turno, pero él tiene que instrumentarlo, tiene que escribirlo, ¿no?. Él es director de orquesta, así que él sabe sí poner un oboe aquí o si poner un lo que sea… Claro, el trabajo de yo tararear una melodía y que el tío lo musique y ver que de repente una melodía el tío lo lleva a un cuarteto de cuerda, por poner un ejemplo, es algo maravilloso, ver cómo crece eso y como de repente todo cobra vida, es como ver a Brian Wilson haciendo un armonía y después con todas las voces te queda eso, que dices “esto es la voz de Dios realmente”, ¿no?.

Pues con él hemos hecho ese curro. Sí que ha habido veces que le daba la canción y le decía que metiera algo, así que él se lo llevaba a su casa y por la noche, a las 4 de la mañana, me enviaba una demo con las cosas que había compuesto y era como esto es una maravilla, tío. Claro, sí que ha habido un trabajo como de membrana maravilloso, de ir chuflando sangre y era como una cosa muy visceral. Y eso es maravilloso porque es un tío muy joven, de 25 o 26 años, y lo ves ahí dirigiendo una orquesta de 120 músicos, es algo alucinante. Él ha hecho también los pianos… él fue el que sacó el piano maravilloso de “Tu cara oculta” en una sola toma y le dije “no toques nada, déjalo así”. Esas cosas dan gusto de hacer con un tío que pilota y que interpreta tus ideas por locas que sean, las escribe, lo pone en los atriles y los músicos lo tocan, es maravilloso.

LuisA4.jpg
Fotografías: Eva Jiménez

Hablemos ahora de los conciertos. Tuviste que aplazar la gira que tenías planeada para este mes de mayo y pasarla a octubre, así que ahora estamos mucho más impacientes de lo que ya estábamos por saber cómo serán los nuevos directos de esta gira. ¿Nos puedes adelantar algo?

Pues sigue siendo una incógnita hasta para mí porque sí que hemos hecho los ensayos y la banda es lo que se ve en el vídeo. De hecho, quisimos hacer ese vídeo de “Escrito en la Pared” y ahora el de “La Tierra giró” para que se le pusiera un poco de cara al proyecto y que se viera la diferencia con L.A., o sea en L.A. éramos cuatro tíos, guitarras enchufadas y para alante, y aquí somos seis músicos, hay un piano de cola, hay una sección de cuerda, va a haber unos vientos y demás, creo que somos como 11 o 12 músicos en el escenario, cuando podamos ir todos, claro. Por ejemplo, el día 19 de junio hacemos un showcase en Sol pero no caben todos los músicos en el escenario, y la idea es eso reinterpretar el disco en directo. Somos muchos músicos, hay guitarras, 12 cuerdas, hay como mucha instumentación con la que yo no he trabajado antes y que me apetece mucho probar. A lo mejor es una locura y un suicidio pero la idea es transmitir ese Amenaza Tormenta en directo y a ver cómo va. Espero que sea una tormenta buena, sin huracanes (risas).

59768125_2687924947916264_7661626588345139200_n.jpg

Bueno, para terminar, este verano, se ha anunciado tu presencia en el Sonorama Ribera, uno de los primeros conciertos que darás en esta nueva etapa, así que, ¿cómo va a ser este Luis festivalero? ¿Qué nos vamos a encontrar en este concierto?

Pues, si te digo la verdad, aún no me he sentado a escribir ese show. El planteamiento de este disco era hacer esos cuatro shows en mayo, que después estratégicamente no nos cuadrada bien, así que decidimos hacer el Sonorama y comenzar la gira en otoño, sobretodo porque yo quiero estar mucho tiempo en casa y no me apetece girar tan pronto, que llevo 10 años sin parar. Así que el Sonorama va a ser como la puesta de largo del disco y no me he sentado a escribir que voy a hacer pero sí que va a ser bonito, osea tiene que ser algo precioso y en eso estamos. Si sale algo antes o después, no lo sé pero sí que el Sonorama va a ser el concierto del año para nosotros. Así que será un concierto muy especial y no hay que perdérselo.