El pasado 18 de mayo Embusteros llegaba a Madrid para presentar su último disco, Pequeño Universo, en una abarrotada sala El Sol que no tardó en caer rendida ante el directo de los cordobeses.

Tiempo fue la canción elegida para abrir la gran noche que teníamos por delante, y ya desde el primer momento consiguieron conquistar al público y hacer que no pararan de bailar y cantar con ellos desde el minuto uno. Continuaron con Tras el muro, otra canción de su último trabajo, Pequeño Universo.

Embusteros no dio tregua a los presentes, continuando con otro de sus éxitos, el Temporal llegó a la sala, convirtiéndola en una auténtica fiesta. Para enlazarla después con Hoy, sabían que era una noche importante así que se dejaron la piel en cada canción.

Entonces llegaba la artillería pesada de su Pequeño Universo, arrancaban con Heridas, con José ya desatado, haciendo las delicias de todos los presentes con ese directo vertiginoso que tanto gusta a sus fans. Y gusta tanto por canciones como Confieso, con la que nos dieron una alegría a la gente que les seguimos desde La verdad.

Otro tema que ha enamorado de su último trabajo, El miedo, aterrizaba en una Sala El Sol cada vez más enganchada a la banda. Pero llegaba el momento de bajar las revoluciones con la preciosa canción Una Luz, con la que pudimos disfrutar de la calidad de los cordobeses.

La noche se acercaba al ecuador interpretando una versión de Eloise para los más nostálgicos de la sala. Y terminar con la energía de Elijo yo, saliendo del escenario, para recobrar fuerzas y prepararse para lo que quedaba de concierto.

Entonces, aparecía José solo en el escenario con un piano para interpretar Enganchado, llenando de magia la sala y emocionando al cantante. Y seguir al piano con El Incendio, ya con toda la banda al completo.

El grupo se volvía a retirar del escenario para encarar la parte final del concierto, que arrancaba con un temazo como El ascensor, poniendo patas arriba la sala, con todo el público saltando.

Con el público y la banda en una comunión perfecta, llegaba Coartada, y la noche ya era una fiesta imparable, porque Embusteros es lo que son, una fiesta.

Pero todo llega a su fin, era la hora de cerrar este Pequeño Universo que habían creado en la sala El Sol con Todo el Universo, un final en el que no faltó, por supuesto, el confetti, y con el que pusieron el broche de oro a una gran noche que tanto ellos como nosotros tardaremos en olvidar.

Embusteros volvieron a demostrar que, a pesar de ser, en nuestra opinión, uno de los grupos más inflavalorados del panorama nacional, tienen nivel de sobra para estar entre los grandes, así que confiamos en que pronto obtengan el reconocimiento que se merecen. Muchas gracias por esta gran noche, chicos, esperamos volver a veros pronto por Madrid.