La noche arrancaba con Nebraska que abrían el concierto de los suecos en La Riviera. Los madrileños de Subterfuge demostraron su enorme calidad presentando su disco Las aventuras de todas partes.

Poco a poco se fue llenando la sala con los incondicionales fans de los murcianos. La noche se presentaba épica, y todo apuntaba a que esta segunda fecha en La Riviera no dejaría indiferente a nadie.

El logo de Viva Suecia, empezaba a parpadear al ritmo de los primeros acordes de La estrella de David, canción con la que abrían su gran noche. Para continuar con Nadie te devolverá el favor, los cimientos ya estaban puestos, y la solidez de Rafa, Jess, Cantúa y Fer, llenaban un escenario que aún siendo muy grande, se le empieza a quedar pequeño a esta banda que aspira a cotas más altas.

El concierto continuaría con El nudo y la Esperanza, una de esas canciones que ponen a todo el mundo en pie. Enlazándola después con La novena vez. Hay que decir que la conexión entre los músicos es algo que no se ve muy a menudo, pero los suecos son una familia y eso se nota y se ve dentro y fuera del escenario.

Seguía el repertorio clásico de Viva Suecia, y le llegaba el turno a ¿Nos ponemos con esto?. El directo de los murcianos no puede ser más depurado y lleno de energía, y se nota en cada canción que se dejan el alma. La noche continuaba con Aprendemos a nadar, que nos preparaba para uno de los grandes momentos del show.

Los murcianos nos mostraron A dónde ir, y dónde debemos ir, siempre, es a los conciertos de este grupo que ha crecido a pasos agigantados. Para después tocar una de sus últimas canciones, Casi todo, que era la encargada de continuar con la energía que siempre transmiten sobre el escenario.

Entonces, llegaba una de las grandes sorpresas de la noche, una versión de Palos y Piedras, con Rafa Val al piano y con un rollo discotequero, un show especial para una noche especial. Pero esta no era la única sorpresa que nos tenían preparada, aunque antes de desvelarlas era el momento de Acabaremos muriendo en ello.

Como os decíamos, otra de estas sorpresas fue la versión de La sirena varada, una de las míticas canciones de los eternos Héroes del Silencio, dejando al público con la boca abierta. Nunca estamos solos continuaba el concierto de los suecos, y solos no estarán nunca, ya son uno de los grandes del panorama nacional.

Ahora sí que sí llegaba la gran sorpresa de la noche, la conexión murciana, Viva Suecia y Second, llenando el escenario de La Riviera, cantando Los años, fue un momento único para los amantes de ambos grupos, poder ver a dos titanes como Rafa Val y Sean Frutos, codo con codo, en La Riviera. Para a continuación cerrar el concierto con Hemos ganado tiempo, con el grupo desatado uniéndose a su público, y otra lluvia de conffeti, para redondear la noche, y eso que aun faltaba saber que nos tenían preparado para los bises.

La banda al completo regresaba al escenario cantando Piedad y preparándonos para la llegada de tres de los grandes hits del grupo. Primero Permiso o perdón, que la gente coreó de principio a fin como si les fuera la vida en ello, una canción que acompaña desde el inicio a la banda, y que nunca puede faltar para cerrar un gran concierto. Y que decir de la canción con la que la enlazaron, Bien por ti, un auténtico himno de masas, la canción que les puso en el mapa, y con la que toda La Riviera se vino arriba. Y es que los suecos tienen que estar muy contentos con los dos llenos consecutivos en una de las salas más míticas de Madrid.

La noche se cerró con la última canción en llegar, Amar el conflicto, tema que compusieron junto a Elyella djs, y que fue el cierre perfecto para una noche perfecta. No podemos esperar a ver que nos traen en su próximo disco, que ya está en camino, y que no dudamos que estará a la altura de Otros principios fundamentales. Y es que podemos estar seguros de que estos cuatro chicos de Murcia-Suecia seguirán triunfando allá donde por donde pisen y que conseguirán todo lo que se propongan, ya que cada día son más grandes.