Había ganas de volver a ver a La Sonrisa de Julia sobre un escenario. Se notaba en el ambiente y en todos y cada uno de los presentes que se congregaron el pasado jueves 31 de enero para concluir el primer mes del año viendo a la mítica banda en el Ochoymedio Club de Madrid.

A pesar de no conseguir el SOLD OUT, el llenazo era considerable teniendo en cuenta que era jueves. Y es que poco a poco la pista era ocupada por los asistentes que esperaban impacientes el comienzo del concierto.

LaSonrisa1

Marcos Cao y compañía estaban pletóricos cuando salieron a escena y recibieron el calor y el clamor del público. En octubre vio la luz su nuevo disco, Maratón, que si ya al escucharlo prometía ser uno de los grandes discos del año, hay que decir que en directo se supera aun más.

LaSonrisa2

Por eso, una de las primeras canciones que eligieron para abrir el show fue Error de cálculo, perteneciente a su nuevo trabajo, haciendo que todo el mundo se viniera arriba desde el primer minuto, aunque con ese gran comienzo era imposible permanecer impasible, nunca mejor dicho.

A continuación, llegaba otro gran tema de este último disco, Merece la pena, que fue coreado, sentido y bailado por todos los presentes, haciendo honor a su nombre, y que ese momento y esa anoche mereciesen muchísimo la pena, eso por descontado. Había algo mágico en el ambiente, algo especial y difícil de describir con palabras, pero la noche no había hecho nada más que empezar y ya prometía ser una de las mejores.

LaSonrisa8

Después, era el momento de ponerse nostálgicos y recordar temas de sus trabajos anteriores, como Tormentas y Muévelo, ambos pertenecientes a su álbum El viaje del sonámbulo (2013). Entonces, Marcos Cao hacía un inciso para recordar y agradecer a todas las personas que les acompañaron en su concierto de reencuentro el año pasado en la Joy Eslava, y que ahora escuchaban el disco en directo por primera vez. “Fuisteis y sois muy importantes”, aseguraba el vocalista y líder del grupo.

LaSonrisa6

Los sentimientos y emociones de todos los presentes estaban a flor de piel con la siguiente tanda de canciones y es que una cosa a destacar del concierto, es la acertada elección del setlist, con canciones nuevas y antiguas entremezclándose para hacer las delicias de todos los presentes. Solo nos queda bailar y El viaje del sonámbulo se combinaban a la perfección haciendo bailar a todo el Ochoymedio antes de dar paso a uno de los momentos más emotivos del concierto.

LaSonrisa5

Tras El hombre que olvidó su nombre y Bipolar, Marcos le dedicaba la siguiente canción a su hija, que nos contaba que es pelirroja y que como buena pelirroja tiene esa fuerza y esa peligrosidad. Hablamos de Alma de fuego, una canción muy íntima y personal y que terminó por emocionar al público. El magnífico juego de luces y el montaje visual de la pantalla que tenían tras ellos, en la que aparecían fotografías de ellos de cuando eran pequeños, ayudaba sin duda alguna a crear ese clímax especial que mencionábamos antes.

LaSonrisa9

¿Hay alguien más ahí? era la encargada de continuar con la parte emotiva del concierto y nos acercaba irremediablemente al final de la noche. Aunque aun quedaban grandes momentos por vivir, como el esperado Maratón, tema que da nombre al disco de regreso de los cántabros. Para seguir por todo lo alto con Me gustas tú y Loco, dos temas que dejan claras sus intenciones y que todo el público coreó de principio a fin.

LaSonrisa7

El grupo abandonaba el escenario, pero solo de forma momentánea, antes de los bises, que llegaron en forma de Llevo tu voz y Puedo, uno de los temas más aclamados de La Sonrisa de Julia y que puso el Ochoymedio patas arriba con todos cantando eso de “puedo ser romántico y puedo ser un cínico, puedo ser auténtico y ser el más ridículo…”.

Aunque, sin duda, el momentazo del concierto y que puso el broche de oro perfecto a una noche inolvidable fue cuando llegó Arroyo Claro, en el que todos nos dejamos llevar, saltando, bailando y coreando esta canción que de forma inevitable nos transporta a nuestra infancia. No pudo haber mejor cierre para una noche que recordaremos por mucho tiempo y que esperamos volver a repetir muy pronto. ¡Enhorabuena y bienvenidos, La Sonrisa de Julia!