Con agosto llega el calor extremo, el no poder dormir, el “no sin mi ventilador”, y demás inconvenientes del momento álgido de la época estival, pero también llegan las fiestas de barrio, los conciertos y los festivales, y eso bien que nos gusta a todos. Por eso, hoy os queremos contar lo mucho que disfrutamos del concierto de Rufus T. Firefly en el Teatro Kamikaze (C/ de Embajadores, 9) dentro del ciclo San Pavón 2018.

Este ciclo se celebra del 1 al 4 de agosto en dicho teatro y se une en su programación a las fiestas de San Cayetano que tienen lugar estos días en el madrileño barrio de Lavapiés, donde proliferan por las calles, las barras, la música y las ganas de pasarlo bien de vecinos y foráneos.

RufusTF_SC3.jpg

Si el primer día apostaron por el humor con los conciertos de Petróleo, la banda liderada por Ignatus Farray, y Mapache Malo, el conjunto formado por Ana Morgade y Jorge Rueda, el jueves le llegó el turno a Rufus T. Firefly. El grupo de Aranjuez hizo un hueco en su ruta festivalera para hacer una pequeña parada en Madrid y ya de paso presentarnos en directo algunas canciones de Loto, su último disco, que ellos definen como la segunda parte de Magnolia, del que podemos asegurar que es un digno sucesor.

Pero no estuvieron solos, ya que les acompañaron Ingresó Cadáver, banda alicantina que acaba de regresar a los escenarios y que fueron los encargados de abrir la noche en esta segunda jornada de San Pavón 2018, con un concierto que no dejó indiferente a nadie y del que hay que destacar la gran calidad de su acústica.

RufusTF_SC4.jpg

Tras ellos, y tras un breve descanso que aprovechamos para refrescar el gaznate y disfrutar del ambientazo que había en la calle, Víctor Cabezuelo y los suyos aparecieron en escena y, qué podemos decir de ellos que no os hayamos dicho ya. Rufus T. Firefly es una banda que consigue enganchar al público desde el principio creando esa atmósfera psicodélica que les caracteriza. Recientemente, leía en una entrevista a Víctor que pretendían que las canciones fueran como un viaje y ponía el ejemplo de Druyan & Sagan, que habla precisamente de eso, de un viaje espacial. Y es que no hay mejor manera de definir sus conciertos.

RufusTF_SC1.jpg

Es como sumergirte en un viaje psicodélico lleno de matices que te hace perder la noción del tiempo y el espacio. Todo ello, gracias también al renovado juego de luces que llevan, que contribuye aun más a crear esa sensación con una acertada combinación de tonos rosas, rojos y azulados. Con su repertorio habitual y verdaderos himnos de la banda como Última noche en la tierra, Nebulosa Jade o Río Wolf pusieron en pie a todo el teatro e hicieron que el público, que se notaba que tenía ganas de Rufus, se entregaran al cien por cien como lo estaban haciendo ellos.

RufusTF_SC2.jpg

Además, como hemos dicho antes, pudimos escuchar algunas de las canciones de Loto, como la canción que da título al disco, o Final Fantasy, una de nuestras favoritas. Aunque para escuchar el resto, tendremos que esperar hasta la gira de salas que la banda está preparando para después del verano, donde oíremos de forma casi íntegra los temas de este nuevo disco. Sin duda, fue un gran concierto en el que demostraron una vez más por qué son considerados por muchos una de las mejores bandas del panorama indie nacional.