El viernes pasado estuvimos en el concierto de Éclaire en la mítica sala Fulanita de Tal (C/ Regueros, 9). La formación madrileña encabezada por Clara Cañas, nos demostró que se puede hacer un gran concierto a pesar de los percances, y es que a mitad del espectáculo se le rompieron hasta dos cuerdas de la guitarra pero eso no importó para seguir adelante.

Era la primera vez que disfrutábamos de un concierto en esta sala y ya de por sí su distribución nos pareció de lo más original, con esa primera parte dedicada al bar y otra segunda y separada por una especie de cortina en la que se situaba el escenario. Aún así, el sitio nos sorprendió también por su buena acústica, ya que no se oía apenas el jaleo de la zona de bar y el sonido del concierto era bastante bueno. En el escenario, como no, destacaba el famoso maniquí acompañando al cartel con el nombre de la sala, un fondo más que mítico junto al que han posado artistas de todo tipo.

Eclaire1

Durante el concierto, Éclaire nos presentó los temas de su nuevo disco, Meow, un álbum lleno de canciones frescas y pegadizas en el que se mezclan diferentes estilos, como el pop y el folk, todos ellos aderezados por la dulce voz de su vocalista, Clara Cañas, el ritmo de la percusión de Nacho Anda y el bajo de Mario que completaba el trío. Hay que destacar temas como Juliet o Running wild, con los que demostraron toda la fuerza y el potencial de la banda y con los que hicieron que todo el público no pudiéramos parar de mover los pies.

Eclaire2

También nos deleitó con una canción preciosa titulada Madrid y con un tema nuevo, To the moon, y es que el grupo ya se encuentra preparando nuevo material para su siguiente trabajo. Como comentábamos al principio, a mitad del concierto dos de las cuerdas de la guitarra de Clara decidieron que habían cumplido su función, pero eso no la desanimó, como nos hubiera pasado a cualquiera, y tras pedir unas tijeras o unos alicates al público y que apareciera alguien con ellas como si de un ángel de la guarda se tratara, las cortó como buenamente pudo y siguió adelante como si nada. Eso sí, tuvo que hacer alguna modificación en el setlist, pero hizo que disfrutáramos igual y que el concierto fuera mucho más especial al tener una anécdota que contar.

Eclaire3

Fue un concierto divertido, cercano, como si estuviéramos entre amigos, de hecho, nos atrevemos a decir que así es cuando se conoce mejor a una banda, y si ellos están cómodos, disfrutando, eso se traspasa al público inevitablemente como así fue. Sin duda, un gran directo que esperamos repetir muy pronto. Por último, no podemos dejar de dar las gracias a nuestros amigos de MusicHunters, que siempre están ahí al pie del cañón y descubriéndonos grupos molones como este caso. ¡Muchas gracias, amigos, nos vemos pronto!. Y vosotros recordad que podéis seguir a Éclaire en sus redes sociales (Facebook, Twitter, Instagram) y en las plataformas digitales (Spotify, YouTube) para estar al tanto de todas las novedades de esta banda que estamos seguras que va a dar mucho que hablar este año.