Ayer fue una gran noche y es que teníamos muchas ganas de disfrutar por fin de un concierto del gran Iván Ferreiro. Hasta ahora, el destino solo había querido que lo viéramos en festivales, donde el tiempo es limitado y en el setlist suelen estar solo los temas más conocidos, es decir, los hits, para que todo el mundo pueda corearlos sin problemas, incluso aquellos que no conocen al grupo en cuestión.

IvánFerreiro2.jpg

Por eso, ayer pudimos quitarnos por fin esa espinita y además a lo grande. Durante casi más de dos horas disfrutamos de Iván Ferreiro en estado puro, en las que repasó no solo las canciones de su último trabajo, Casa, sino también muchas otras, incluso tocó una que no llegó a formar parte del disco, “El acontecimiento”.

Pero empecemos por el principio, pasaban pocos minutos de las 9 de la noche cuando Iván Ferreiro y los suyos salían a escena y daban comienzo los primeros acordes de “Tupolev”, canción con la que suelen empezar muchos de sus conciertos y que con Iván al piano inundó el Teatro Circo Price de magia y emoción. Después, Iván nos daba la bienvenida a su “Casa, ahora vivo aquí” tras la que se sucedieron grandes temas como “La otra mitad”, que no puede ser más bonita, “Toda la verdad”, “Pájaro azul”, uno de los clásicos de Iván que tampoco podía faltar, o “Ciudadano A”, por destacar algunas.

IvánFerreiro3

La noche avanzaba y en el Circo Price, que estaba lleno hasta los topes, todo sea dicho, se respiraba ese ambiente cálido y acogedor que inspira Iván siempre que sale al escenario. Y es que con él es fácil sentirse en casa, nunca mejor dicho. Al repertorio se sumaban grandes canciones como “Laniakea”, “Dies Irae”, “Extrema pobreza”, “El pensamiento circular” o “El equilibrio es imposible”, entre otras. Aunque de caras tristes nada, y es que en los rostros de todos los presentes se reflejaba la misma emoción y comunión con lo que estaba pasando en el escenario.

La muestra del gran virtuosismo de Iván Ferreiro continuaba y entonces llegaba uno de los momentos más especiales de la noche, su colaboración con Coque Malla, con el que cantó “Canciones para el tiempo y la distancia”, tras bromear sobre dejarle elegir el tema y cantar alguna canción del líder de Los Ronaldos aunque al final optaron por esta gran canción, tras la cual Iván se despidió aunque lo cierto es que aun quedaba mucha noche por delante.

IvánFerreiro5

Regresaba poco después para sorprendernos con un tema que nunca habían tocado en directo y que como él mismo nos contó se quedó en la cara B del disco, es decir, no llegó a formar parte de él, “El acontecimiento”. Además, nos pidió perdón “por la chapa”, ya que nos advirtió de que era un poco largo, 9 minutos para ser exactos. Pero oye, de chapa nada y es que la atmósfera que se creó con esa canción fue muy especial. En el primer bis tampoco faltaron otros grandes temas como la archiconocida “Años 80”, que todos cantamos a voz en grito, “El viaje a Dondenosabidusientan” o “Como conocí a vuestra madre”, que también vivimos y disfrutamos al máximo.

Ya si que se acercaba el final del concierto e Iván Ferreiro sacaba todo su arsenal con auténticas joyas como “Farsante”, “Una inquietud persigue mi alma” o “S.P.N.B”, concluyendo como no podía ser de otra manera con “El dormilón”, “Diecinueve” y por supuesto la inigualable “Turnedo” dejando el pabellón por todo lo alto. No queremos terminar esta crónica sin mencionar el gran trabajo de la superbanda que acompaña a Iván allá por donde pisa, que lo dieron todo y se entregaron al máximo para que fuera una noche perfecta. Sin duda, un concierto memorable que esperamos volver a repetir muy pronto. Gracias por acogernos en tu casa, Iván.