Normalmente, cuando hablamos de festivales, todos pensamos de forma automática en el veranito, el buen tiempo, en el camping con piscina… pues amigos, eso ya no es cierto. Cada vez más los festivales están extendiendo su dominio y no se limitan solo a la época estival como es el caso del Intro Music Festival, que se celebra en la Feria de Muestras de Valladolid y al que tuvimos la suerte de acudir el pasado 2 de diciembre.

Para una asidua a los festivales como la que escribe, debo reconocer que se me hizo raro acudir a uno en estas fechas pero también es verdad que debido al incremento del número de festivales en España es lógico que empiecen a buscar otras alternativas más allá de julio y agosto, cuando tienen lugar la mayoría de ellos.

horarios-intromusic-2017

Como he dicho, el festival se celebraba en la Feria de Muestras de Valladolid, es decir, en un recinto cerrado, lo cual es un punto a su favor. Además, en esta edición han logrado solucionar el tema del frío (por lo que se ve hubo quejas respecto a la temperatura en el interior del recinto el año pasado). Otro aspecto a destacar es que existiera un ropero (previo pago de 1 julio, la moneda del festival, eso sí) para no tener que cargar todo el día con el abrigo, el jersey, la bufanda y las miles de capas de ropa que llevábamos la mayoría de festivaleros para soportar el frío vallisoletano, que no es poco.

Respecto a la organización y las instalaciones, también hay que decir que por lo general no tuvimos que esperar muchas colas, ni para el baño ni para pedir en los foodstrucks. Lo que sí deberían mejorar es el precio de los julios, quizá un poco excesivo en comparación con otros festis, y la acústica en algunos grupos también dejó un poco que desear. Pero por lo demás, chapó.

IntroMusic1.jpg

Centrándonos ya en los conciertos, el día empezó con Mikel Eretxun, que además de sus canciones míticas como Mañana o Cien Gaviotas, también dejó hueco en su repertorio para tocar temas como Héroe, El principio del final o El amor te muerde los labios al besar. Además, hizo una bonita versión de Nena de Miguel Bosé.

IntroMusic3

Tras él, le llegó el turno al señor Iván Ferreiro, que como no podía ser menos se marcó un concierto de altura y nos hizo sentir como en Casa con temas como La otra mitad, Dies Irae, El pensamiento circular, El dormilón o Como conocí a vuestra madre, entre otros. A pesar de ser apenas las 14 h. de la tarde, hay que decir que el recinto estaba lleno desde que abrieron las puertas sobre las 12 h., y es que nadie quería perderse a dos grandes como son Mikel Eretxun e Iván Ferreiro. Sin duda, todo un acierto haberlos elegido a ellos para abrir el festival.

IntroMusic4

Después de comer y reponer fuerzas, nos acercamos a ver a Cosmic Birds, que presentaron los temas de su nuevo disco “Melt in trees” antes de dar paso al segundo grupo que actuaba en el Escenario UVA, Rufus T. Firefly, a los que debo decir que nunca me canso de ver. Y es que Víctor Cabezuelo y los suyos tienen ese “noséqué” que no se puede explicar con palabras pero que se transmite en cada uno de sus directos. En su setlist no faltaron temas como Magnolia, Última noche en la tierra, Nebulosa Jade o Pulp Fiction, por nombrar algunos.

IntroMusic5

La noche avanzaba y León Benavente salía al escenario principal con la fuerza y la potencia que les caracteriza. Su líder, Abraham Boba, no tardó en conquistar al público y hacer que nos viniéramos arriba con Tipo D, California, La Ribera, Ánimo valiente y demás éxitos de la banda. Se palpaba la entrega tanto del grupo como de todos los asistentes, que no dejaron de saltar, cantar y gritar durante todo el concierto de los leones.

IntroMusic6.jpg

Aun sin apenas recuperarnos del espectáculo que nos había regalado León Benavente, “El peor grupo del mundo”, Sidonie, aparecía en escena y Marc, Axel y Jes Senra nos declaraban su amor con Os Queremos. Ya lo hemos dicho varias veces pero nosotros si que os queremos, chicos. Si no habéis visto aún a Sidonie en directo, no sé a que estáis esperando, y es que sus conciertos son un verdadero show, con los paseos de Marc a hombros entre el público o esa comunión que se crea entre todos los que al igual que ellos “no sabemos dibujar un perro”. En definitiva, fue una auténtica pasada.

IntroMusic8.jpg

Cerraban la noche M Clan y La Habitación Roja, a los que no nos pudimos quedar a ver, ya que nos esperaba un viaje de vuelta a Salamanca, pero aun así, tengo que decir que fue un festival de diez al que esperamos poder volver el próximo año. Así que lo dicho,

¡Nos vemos en Intro Music Festival 2018!

PD: Un aplauso para Dridri DJ que animó todos los descansos entre concierto y concierto con verdaderos temazos.