Sonorama Ribera celebra su 25 aniversario por todo lo alto (Parte IV): las sorpresas de Sexy Zebras y Xoel López en El Trigo, Fuel Fandango, Dani Fernández, Dorian y Rayden, lo más destacado

Llegamos al final de este repaso de lo que ha sido el Sonorama Ribera 2022. El domingo 14 de agosto llegaba a su fin esta gran edición de aniversario, la más larga de la historia del festival, pero es que la ocasión lo merecía, ya que 25 años no se cumplen todos los días. Como os dije anteriormente, han sido cinco días de mucha intensidad, Aranda es como un oasis que te envuelve y te hace perder la noción del tiempo, es como si entraras en una realidad paralela, así que en el fondo es como si hubieran sido diez. Pero merece la pena, mucho, aquellos que no hayáis ido nunca, os animo a acudir al Sonorama Ribera 2023 porque no os vais a arrepentir. Nosotras, desde luego, pensamos repetir.

Pero antes de pensar en la próxima edición, vamos con la jornada del domingo, que hay mucho que contar sobre ella. Y es que empezó a lo grande, cómo no podía ser de otro modo, y en uno de los escenarios de referencia del festival, la Plaza del Trigo.

Fotografías: Diego Santamaría

Tras las actuaciones de Niña Polaca y Chica Sobresalto, que abrieron tan mítica plaza en la última jornada del festival, nos esperaban no una, si no dos sorpresas: Sexy Zebras y Xoel López. Los primeros estaban anunciados en el cartel inicial pero su horario no fue desvelado hasta el último momento, lo que hacía sospechar que serían una de las sorpresas de esta edición, pero lo de Xoel, al menos yo, no me lo esperaba, y la verdad es que fue un gustazo verle en un formato tan íntimo y cercano, pero a la vez tan grande.

Por su parte, Sexy Zebras armaron un poco de Jaleo, e hicieron que no pudiéramos parar de bailar a ritmo de canciones como El Semental, Nena o la aclamada Quiero follar contigo, que terminó de enloquecer al público por completo. También se pusieron un poco románticos con Marte, hubo tiempo para la revolución con Búfalo Blanco y acabamos diciendo muchas Tonterías. Además, Gabi repartió plátanos entre el público, propuso un brindis por la gente que ha hecho posible este festival y se acordó del Medusa Festival de Cullera, donde el día anterior hubo un fallecido y numerosos heridos al desplomarse parte del escenario debido a un «reventón térmico».

Fotografía: Diego Santamaría

En cuanto a Xoel López, armado tan solo con su guitarra y su armónica, nos deleitó con un formato especial en el que no faltaron temas como Tierra, Ningún nombre, ningún lugar, o la conocida Hombre de ninguna parte, conectando con el público desde el primer minuto y creando una energía tan bonita que es difícil de explicar con palabras. Además, quiso aprovechar la ocasión para confirmar su presencia en el festival el año que viene y pasó algo que hay que destacar.

Fotografía: Rodrigo Mena

Al conocido grito del público de «¡Escenario principal!», el gallego comentó que no, que el grito debía ser «¡Plaza del Trigo!». Y la verdad es que no es descabellado, porque El Trigo se ha convertido desde hace años en una especie de santuario para todas las bandas que actúan en él, relegando el escenario principal casi a un segundo plano. Así que puede que haya puesto de moda una nueva consigna en el Sonorama. Sea como fuere, debo decir que esta última jornada de la Plaza del Trigo fue una de las que más disfruté de esta edición y una bonita manera de despedirme de ella hasta 2023.

Fotografía: Carol Mejías

Por la tarde, ya en el recinto, la jornada empezaba con The Gulps y La Frontera inaugurando los escenarios principales antes de dar paso a uno de los platos fuertes del domingo, Fuel Fandango. Con un estilismo a la altura de las circunstancias, Nita hacía su aparición y automáticamente todo el público se venía arriba al ritmo de temazos como La primavera, New Life o Mi danza, por mencionar algunos, convirtiendo el recinto en una pista de baile en la que era imposible dejar de mover los pies.

Como ya es habitual en sus conciertos, Nita no dejó de repartir claveles rojos entre el público. Tampoco faltaron su taconeo y su abanico amarillo, demostrando su poderío e hipnotizando a todos los presentes con sus movimientos. El concierto avanzaba con más himnos de la banda como Always Searching y Toda la vida, también con canciones más recientes como Huracán de flores, para terminar por todo lo alto con Salvaje, que es ya un must en su repertorio. Gracias, Nita, gracias, Alejandro, y al resto de la banda, por un concierto inolvidable.

Fotografía: Carol Mejías

La noche continuaba con otro de los momentos más esperados del domingo, sobre todo por parte de los festivaleros más jóvenes. Era el turno de Dani Fernández. Tengo que decir que era la primera vez que lo veía en directo con su proyecto en solitario y me encantó la energía y el buen rollo que desprende sobre el escenario.

Fotografía: Carol Mejías

Con canciones como Disparos, Grace (que sacó hace relativamente poco junto a Alberto Jiménez de Miss Caffeina), No te pido que vuelvas o Bailemos, puso en pie a todos los asistentes en cuanto sonó el primer acorde, consiguiendo que todos nos dejáramos llevar y cantásemos con él como si nos fuera la vida en ello. Además, él tampoco quiso despedirse de esta edición tan especial del Sonorama, sin rendir homenaje a Supersubmarina, interpretando su tema homónimo, que forma parte de su último trabajo, «Entre las dudas y el azar», haciendo una acertada versión de esta canción tan bonita de los de Baeza.

Pero aun quedaba mucha noche por delante, y es que esta última jornada del Sonorama Ribera 2022, también estuvo protagonizada por tres grandes nombres del cartel como son Dorian, La Casa Azul y Rayden. Aunque antes, Loquillo hizo disfrutar a los más nostálgicos y nos llevó al pasado con su «Cadillac Solitario», demostrando que en el Sonorama hay sitio para todo tipo de grupos, géneros y generaciones.

Fotografía: Carol Mejías

Tras él, emprendíamos la recta final de la jornada con los barceloneses Dorian, que fueron el preámbulo perfecto para el fin de fiesta que nos esperaba. La Tormenta de Arena, Los Amigos que perdí o la mítica Verte amanecer se sucedían entre saltos, gritos y confeti, demostrando que ya nada podía parar la histeria y el éxtasis colectivo que todos estábamos viviendo en ese momento. Tampoco faltaron temas más recientes del grupo, como Dos vidas o Energía Rara, con la que cerraron su paso por el Sonorama Ribera 2022, ambos lanzados este 2022 y que pertenecen a su último álbum «Ritual».

Por si esto fuera poco, la fiesta de baile que habían montado los de Dorian continuaba con otro de los grupos más bailables y veteranos del panorama musical nacional, La Casa Azul, que aumentaron la energía de todos los presentes con canciones como El Momento y La Revolución Sexual, entre otras, en un concierto lleno de confeti, chorros de humo, fuego y juegos de luces que no dejaron indiferente a nadie.

Fotografía: Carol Mejías

En nuestro caso, cerramos nuestro paso por esta gran edición de aniversario al ritmo de Rayden, que puso el broche de oro perfecto a esta celebración de la música y de la vida que es el Sonorama Ribera con sus hits más aclamados, como Habla bajito, Matemática de la carne y, por supuesto, Calle de la Llorería, una de las grandes favoritas del último festival de Eurovisión y que estábamos deseando escuchar en directo.

Fotografía: Carol Mejías

No Te Va a Gustar y Amatria clausuraban los escenarios principales del recinto de este año, con un fin de fiesta a la altura de esta gran celebración. GRACIAS, Aranda de Duero, GRACIAS, Sonorama y gracias a todos los que habéis hecho posible y habéis formado parte de una edición tan especial. ¡Nos vemos el año que viene!

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Web construida con WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: