“El Cazador 4/4” es el nuevo single de Virginia and the Wolf

Virginia and the Wolf presentan el segundo adelanto de su próximo disco. Después de “Radiocassette” y su narrativa sobre la incertidumbre de Layla Hudson, vuelven con “El Cazador 4/4”.

– Después del lanzamiento de “Radiocassette” con la historia de Layla Hudson cambiando el rumbo de su vida, ¿nos adentramos en un bosque? ¿Seguimos siendo Layla o son historias aisladas?

Antonio: Tras terminar el videoclip de Radiocassette, Layla deja el pueblo y se adentra en el bosque que la llevará hasta La Malva, en plena noche cerrada. Seguimos siendo Layla, y los siguientes singles y las canciones del disco son la banda sonora de esta aventura nocturna.

– Estos nuevos lanzamientos están inspirados en entornos naturales, ¿se trata de un concepto alrededor del próximo disco o realmente es una fuente de inspiración recurrente a la que soléis acudir?

Antonio: Creo que el hecho de ser de Asturias y haberme criado aquí ha sido una enorme influencia en mis composiciones. Tengo la suerte de haber pasado años veraneando en Colunga, con sus playas y montañas, y también he pasado tiempo en el Parque Natural de Somiedo, un sitio al que voy desde que soy pequeño. Siempre he sentido una fascinación particular por las montañas y los bosques y el misticismo con el que popularmente se les ha caracterizado en la tradición popular. 

Creo que la naturaleza es una fuente de inspiración constante que afortunadamente acude a mí. En este disco vuelve a estar presente, pero como adelanta Radiocassette, cambiamos la isla por la montaña continental.

Paula: Creo que la naturaleza es una fuente de inspiración para nuestras composiciones siempre. No solamente hemos crecido los dos rodeados de ella, siendo asturianos, si no que, además, desde mi punto de vista los escenarios naturales tienen algo de fantástico que hacer que imaginar posibles situaciones que ocurren allí sea muy inspirador. En mi opinión en la naturaleza como concepto artístico quizás se difuminen más fácil las fronteras entre lo realista y lo mágico, y eso creativamente es súper potente. Invita mucho a lo poético, a las metáforas…y también es que somos bastante fans de todo lo sobrenatural!

– ¿Cómo ha sido el planteamiento de la reformulación del tema hacia un tempo 4/4, qué creéis que aporta cada versión de “El Cazador”?

Antonio: El cambio de tempo a un 4/4 empezó como un juego divertido que no sabíamos a dónde iba a llegar y que nos acabó gustando mucho. Al principio teníamos la idea de regrabar El Cazador tal y como estaba en Ultramar para un nuevo trabajo, con la idea de limar algunas asperezas inevitables en un primer trabajo. Sin embargo nuestro productor nos dijo: ¿por qué grabar una canción exactamente igual de nuevo, pudiendo reimaginarla? Así que eso fue lo que hicimos. El tempo 4/4 le da una sobriedad al tema que casi se siente como si estuviesemos en el cuerpo de la narradora poco después de experimentar ansiedad. Pero también le aporta, con ese ritmo tan progresivo y el fraseo casi monótono, cierta calma y relax. Apetece bailarla. La primera versión tiene mucha más garra, fuerza y decisión. Se nota que fue escrita como un mantra terapéutico que Paula, como su autora, necesitaba repetir para estar mejor, entonces se nota mucho ahínco tanto en el tempo más rápido como en la manera fuerte de cantarla. Cada versión pertenece a un momento de la historia. Quizás la primera sea una epifanía y una insistencia en luchar contra el miedo y la segunda cierta aceptación: el miedo está ahí, vamos a bailar con él y a decirle que no pasa nada para que se tranquilice.

– ¿Habrá contenido físico con el que podamos hacernos con todos estos temas? ¿Cuando saldrá el próximo disco?

Antonio: Habrá un vinilo del EP, donde figurarán los 6 temas que presentamos, con una edición física muy mimada. El disco saldrá el día 11 de junio.

– Este tema es composición de Paula, ¿cómo os turnáis o elegís los temas definitivos? ¿Cómo los trabajáis en común en la producción?

Antonio: Nuestros procesos son diferentes. En mi caso, suelo escribir una letra para la cual voy creando una melodía a la vez que voy cantando. La grabo en el móvil y después busco los acordes en mi ukelele. Otras veces, accidentalmente descubro un acorde que desconocía, o una progresión de acordes que me transmite una imagen o sensación, y compongo una melodía sobre esos acordes con una letra que voy desarrollando y cantando según lo que los acordes me estén diciendo emocionalmente. Hay acordes que musicalmente expresan duda, resolución, conflicto… Me gusta explorar e inspirarme esas diferentes emociones.

Una vez tengo la canción, primero la comparto con Paula. Ella es siempre la primera persona en escucharla. Si de primeras le encanta, lo más seguro es que ese tema llegue al estudio y se grabe profesionalmente. Para ello, tengo que compartir la canción con nuestro productor, quien va a poner su toque de Midas en mi creación. A veces hay canciones que ya están ‘‘prácticamente hechas’’ y son convencionales en su estructura pop-rock. Otras sin embargo, son más experimentales o alternativas, y nuestro productor consigue convertir una sencilla canción de dos o tres acordes, no muy tradicionales, en una buena producción.

Por supuesto, hay temas que no llegan a incluirse en disco o que ni siquiera llegan al estudio. Puede ser que a Paula no le produzcan mucho impacto de primeras, puede ser que el productor no esté especialmente interesado en empezar con ese tema, y los vas relegando. Lo bueno es que puedes retomarlos cuando quieras. Hay canciones que necesitan tiempo. Si por lo que sea no incluimos un tema en un disco, eso suele ser por razones temáticas o musicales, porque afectaría de forma negativa a la cohesión musical o narrativa del álbum.

En el proceso de producción, a veces le llevo una canción a Paula y ella sugiere un cambio de acordes, una nueva melodía, una nueva sección. Si me encaja, lo añadimos y ella pasa a figurar también como compositora de la misma.

Por circunstancias laborales estuvimos trabajando por separado desde 2017 a 2020, reuniéndonos para ensayos, conciertos, sesiones de fotos, rodajes o tiempo en el estudio, pero ella escribía sus canciones en Oviedo y yo en Madrid. 

Hay una canción que hemos grabado pero aún no ha salido a la luz donde compartimos autoría, y creo que ahí se puede ver bien cual es el imaginario que nos une como dúo. La acabaréis escuchando en algún momento.

Paula: Mi proceso de componer una canción suele ser al revés. Primero música, siempre compongo con la guitarra, y luego la letra. Como consecuencia de mi personalidad perfeccionista suelo escribir las canciones del tirón y sólo si me gusta la melodía la acabo. Por eso suelo llevar menos canciones al estudio que Antonio. También es cierto que casi todas las que he compuesto han gustado! He tenido suerte con eso! Se las enseño a Antonio primero y luego si le gusta la llevamos al estudio al igual que hacemos con las suyas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: