Como bien dicen nuestros queridos Second, las noches más interesantes se suceden sin prepararlo, y es que suele pasar que las noches más inesperadas se acaban convirtiendo en las mejores. 7 de julio, en pleno San Fermín, con el mundial aun haciendo de las suyas, el Orgullo y un montón de frentes abiertos en Madrid. Con todas estas premisas podría parecer que no era la fecha más indicada para hacer un concierto, pero todos los que nos acercamos al Teatro Egaleo de Leganés para ver a Varry Brava y Elefantes lo disfrutamos igualmente sin importarnos el día que era.

Elefantes2.jpg

Con las gradas al descubierto, al más puro estilo de anfiteatro romano, los encargados de abrir la noche fueron Elefantes, que acaban de publicar recientemente su nuevo disco, La primera luz del día, cuyos temas pudimos escuchar por primera vez en directo durante el concierto. Aunque tampoco quisieron olvidarse de los clásicos de la banda haciendo un repaso acertado por todos sus grandes éxitos.

Elefantes3.jpg

Entre las canciones del nuevo disco, hay que destacar Isabel, una canción muy bonita que refleja claramente la esencia del grupo, o Cada vez, que fue uno de los primeros adelantos que conocimos de este nuevo trabajo. También consiguieron ponernos románticos con Que todo el mundo sepa que te quiero, invitando a la gente a mostrar su afecto durante la canción. Y de amor iba la cosa, ya que nos regalaron una versión de Te quiero de José Luis Perales antes de terminar el concierto por todo lo alto con la conocida por todos Black is Black. Y es que si algo hay que destacar de Elefantes, es la capacidad de Shuarma, su líder, de levantar al público y metérselo en el bolsillo desde el minuto uno. Sin duda, fue un concierto enérgico y especial en el que demostraron una vez más la gran trayectoria de la banda.

Elefantes1

Elefantes4

Tras ellos, y tras el cambio de escenario, durante el cual como bien dijo Óscar, echamos de menos algo de música para amenizar la espera, les llegó el turno a Varry Brava, que a pesar de no ser uno de sus conciertos más multitudinarios, acostumbrados como están a tocar para miles de personas en los festivales, lo dieron todo para hacernos disfrutar al máximo a los que allí estábamos. De hecho, desde el primer momento, las gradas fueron vaciándose cada vez más para acabar todos bailando en el espacio que había entre estas y el escenario, como si de una auténtica fiesta se tratase.

VarryLeganes1

Y es que como ya hemos dicho en más de una ocasión, con Varry Brava es imposible permanecer impasible, valga la “redundancia”, ya sea cerrando un festival a las cinco de la mañana, en una sala a las 22 h. de la noche o en esta ocasión, en un teatro al aire libre a la 1 de la mañana, los Varrys saben como subirnos el ánimo y hacernos bailar sea la hora que sea.

VarryLeganes4

Durante el concierto se sucedieron tanto temas de su trabajo anterior, Safari emocional, como del más reciente, Furor. No sabríamos deciros cuál nos gusta más, ya que los dos tienen canciones que son auténticos pepinazos, como Chicas, Sonia y Selena o Flow, el primero; o La Ruta del Amor y El Sitio Perfecto, este último. Aunque sin duda, mi canción favorita de Furor es Las noches fugaces, porque me recuerda al buen tiempo, a las noches de verano, digamos que tiene algo especial.

Todas ellas tuvieron hueco en el repertorio, en el que tampoco faltaron auténticos himnos “varrybravenses” como Playa, Fiesta o Calor, que Oscar comenzó a cantar sentado en el borde del escenario creando una atmósfera cercana y especial entre el grupo y el público. Obviamente, no podían despedirse sin tocar Fantasmas, que es otra de mis canciones favoritas del grupo, ya que me recuerda al cierre de más de un festival a las tantas de la mañana, dándolo todo como si la noche acabara de empezar. En definitiva, un gran concierto más vivido junto a Varry Brava que ya estoy deseando repetir y que repetiré pronto en mi particular “ruta por los festivales” de este verano.