Como ya habréis visto, estas últimas semanas han sido muy intensas a nivel de conciertos para el equipo de En Clave de Indie, y es que ya os avanzábamos a finales del año pasado que el 2019 se avecinaba movidito, y a la vista está que no estábamos equivocados.  Mientras mis compis viajaban a Isla Morenita con Carlos Sadness el pasado sábado, yo opté por un viaje más bien interior por así decirlo, y acudí a la llamada de Modelo de Respuesta Polar, que despedía su último trabajo, Más Movimientos (2017), con un doble concierto en la Sala El Sol de Madrid.

Lígula1

Además, en este caso, la despedida era literal, puesto que tras cerrar esta etapa se retirarán de los escenarios hasta 2020, para componer y volver a sorprendernos con nuevas canciones el año que viene (aun no se han ido y ya les estamos echando de menos). Por eso, tenía que ser una noche especial, la cual empezó el viernes con el primero de los dos conciertos que ofrecerían en la mítica sala. Hay que destacar que el repertorio fue único para cada una de las dos noches y que además, rescataron canciones que hacía mucho que no tocaban para la ocasión, como bien nos contó Borja Mompó, vocalista y líder del grupo, a lo largo del concierto.

Los encargados de abrir la noche, fueron los madrileños Lígula, que hace poco que ficharon por Hook Management, y que ofrecieron un show corto pero intenso perfecto para inaugurar una noche tan especial gracias a canciones como Canica o La Casa Naranja, los primeros adelantos que conocemos de su nuevo disco, El Aire antes del Viento. Este disco, que verá la luz este mes de marzo, es la primera incursión en castellano de la banda, que ya cuenta con un EP publicado en 2011 y su disco debut, Distant Stairs, publicado por The Note Company en marzo de 2015.

MDRP1

Tras ellos, Borja Mompó hacía su aparición en el escenario, a contraluz, y solo acompañado por su guitarra, para deleitarnos con Más Movimientos, canción que da nombre al disco más reciente del grupo. El concierto no había hecho más que empezar y ya prometía ser una auténtica montaña rusa de emociones y sentimientos a flor de piel, como no podía ser de otra manera.

Y es que aun sin habernos recuperado de este comienzo tan intenso, ya con todo el grupo al completo, llegaban dos de las canciones más sentidas de la banda, Siempre, perteneciente a este último disco, y Dos Amigos, uno de los temas más aclamados y conocidos del grupo. A medida que se sucedían las canciones, como Crece, Llum o Tan Blanco, no había más que mirar alrededor para ver que todos formábamos parte de algo único y especial, la música nos unía a ambos, público y banda, en un mismo sentimiento, como si fuéramos parte de un todo.

Entre canción y canción, Borja nos explicaba que la sala El Sol es la sala que más les gusta de Madrid y que por eso habían decidido cerrar aquí la gira. Además, nos contaba que habían elegido un repertorio único solo para esta noche para el que habían rescatado canciones que no solían tocar desde hace mucho tiempo.

MDRP5

La noche avanzaba y llegaba otro de los momentos más especiales del concierto, con Cuando llegue en acústico. Aunque aquí debo hacer un inciso y una crítica a esa gente que va a los conciertos a ponerse al día con sus amigos  hablar en vez de estar a lo que hay que estar, que es la música. Gracias por romper la magia del momento (ironía). Aun así, y a pesar de ellos, fue un momento muy bonito, como estaba siendo todo el concierto y es que no hay palabra que lo defina mejor.

MDRP9

La complicidad entre todos y cada uno de los miembros de la banda, esa manera de transmitir que tiene Borja en cada canción, todo ello hacía que se palpara en el ambiente un atmósfera especial, que se mantuvo toda la noche gracias a temas como El Tiemblo, No me Falles o Cosas increíbles, como estaba siendo el concierto que estábamos viviendo esa noche. Sábados, otro de los temas más icónicos del grupo, daba pie a la recta final del concierto, para el que la banda se había reservado la artillería pesada.

Y es que con Miedo, vivimos uno de los momentos más emocionantes y de comunión de la noche, con todos, ellos y nosotros, cantando y sintiendo eso de “No quiero que aparezca de nuevo algo mejor…”, como si nos fuera la vida en ello. De hecho, el público no dejamos de corearlo mientras la banda abandonaba el escenario antes de los bises.

Ya si que si llegaba el final del concierto, como dicen todo lo bueno se acaba, aunque antes todavía tenían otro regalo que hacernos con Momentos similares, una canción preciosa que dice tanto con tan poco y que como ellos mismos cuentan “habla desde una posición diferente. Desde la seguridad de haber pasado por ciertos lugares y desde ese lugar incierto entre saber cosas y no saber nada. Habla de superación, de agradecimiento. Una canción sin cortes que se agota en el último respiro. Una canción en plano secuencia”.

MDRP6

Cerraban el concierto El Cariño y La Guerra y las Faltas, que pusieron el broche de oro a una noche que recordaremos por mucho tiempo. Gracias por hacernos sentir, emocionarnos y disfrutar con vuestras canciones, por conseguir que nos dejemos llevar por la música y olvidemos nuestros problemas y preocupaciones durante dos horas en las que no existía nada más.

Por último, no podría terminar esta crónica sin dar las gracias a Hook Management por contar con nosotras y dejarnos formar parte de una noche tan especial.

¡Os echaremos de menos, Modelo de Respuesta Polar!