El pasado sábado y después de casi un año sin que Rufus T. Firefly tocase en una sala de Almería, ya que su última visita a tierras almerienses fue este verano en el CoolturalFest (un festivalazo que no debéis perderos el año que viene), volvía a deleitarnos con uno de sus electrizantes directos.

El concierto se celebró en la Sala Madchester (@madchestercluboficial), la mejor sala de conciertos de Almería, con una buena acústica y que en los últimos tiempos no deja de apostar por buenas bandas de distintos estilos musicales, lo cual, siempre es de agradecer. No voy a hablar de la “psicodelia” de Rufus, palabra tan usada cuando se habla de esta banda o de como recuerda a otras grandes bandas internacionales, lo que voy a intentar es contar como viví yo el concierto, puesto que era la primera vez que los veía en la intimidad de una sala.

RUFUS A

En el concierto se presentaban sus dos últimos trabajos “Magnolia” y “Loto” y personalmente si tuviera que elegir uno, me quedaría con “Magnolia” pero como no me encuentro en esa tesitura, pues me quedo con ambos.

Comenzaron tocando dos temas de Magnolia, Tsukamori y Halcón Milenario perfectos para introducirte en la “Galaxia Rufus” y para posteriormente saltar a un tema como Loto perteneciente a su álbum homónimo. Tras estas tres canciones Víctor – que suele ser bastante parco en palabras – hizo un inciso para agradecer a los allí presentes el apoyo que le estaban dando a sus últimos trabajos y explicar que con la gira por salas querían cerrar una de las “historias más bonita de su vida” – textual-.

RUFUS C

Demogorgon fue una de las canciones más coreadas de la noche junto a Cisne Negro y Última Noche en la tierra y como no, Nebulosa Jade, estos dos últimos temas son de mis preferidos y podría escucharlos en bucle durante horas y no cansarme, tienen una letra y una armonía que me fascina. Lo que me evocó escuchar San Junipero, prefiero guardármelo, más que nada porque creo que no sabría explicarlo todo lo bien que se merece.

Cuando ves a Rufus T. Firefly en directo, tienes la sensación de estar viendo a unos “Músicos” y algunos pensareis…. ¿pues si estás en concierto que vas a estar viendo? ¿Rinocerontes?, pero no me refiero a eso, lo que quiero decir, es que yo he salido de conciertos con la sensación de haber escuchado una gran voz, de tener la adrenalina disparada, de sentir una conexión especial de la banda con el público… etc. Y este caso, sales con la sensación de haber sentido la fuerza de la música en cada poro de tu piel. Rufus T. Firefly están donde están y llegaran a donde quieran, porque simplemente son espectaculares.

Tienen una extensa gira de salas durante este otoño, así que no perdáis la oportunidad de conocerlos o de volver a temblar con ellos.

Gema Lucía París (@geluparis).